Por sexto año, el portal alemán Deskmag ha publicado la Global Coworking Survey  que revisa el estado de los espacios de trabajo compartido en todo el mundo. De esta precisa radiografía se concluye que el fenómeno sigue creciendo y, por primera vez, se supera el millón de profesionales trabajando en espacios como el nuestro. En opinión de los expertos alemanes, el fenómeno del coworking está entrando en la madurez pero aún está lejos de tocar techo.

Según la previsión de los coworking existentes y de los que esperan abrir en los próximos meses, a finales de 2017 habrá en todo el mundo 1,18 millones de coworkers, con un crecimiento del 41% respecto a las cifras de 2016. Es un aumento algo inferior al 64%  del año anterior y a las cifras en torno al 100% de crecimiento de los años 2011, 2012, 2013 y 2014, pero muy superiores a las estadísticas de la mayoría de sectores.

Con esas mismas proyecciones, se espera que, a finales de 2017, haya en todo el mundo un total de 11.380 espacios de “co-trabajo”, lo que representa un alza del 22% respecto a la cifra de 2016, algo inferior al 30% de aumento en ese año pero aún muy importante.

Un 41% de crecimiento en el número de coworkers frente a un 22% más de coworkings significa que los actuales centros de trabajo colaborativos están más llenos, y esto coincide con otros estudios que hablan de un sector maduro, consolidado y cada vez más rentable. Los nuevos espacios tienden a ser más grandes que los anteriores, sin duda, por la demanda por parte de los clientes de espacios que propicien más sinergias, más networking y mejores oportunidades de negocio por la cantidad y variedad de “colegas”.

Coworking,otra forma de trabajar en oficinas sin paredes

Modo coworking zona central

De hecho, según los propios gestores, la media de personas que trabajan en un coworking está en 129 miembros, lo que representa más bien la tendencia entre los gigantes del coworking (Estados Unidos y Alemania) más que la norma en nuestro país, donde pocos espacios superan los 100 miembros. Casi uno de cada cinco espacios de coworking supera los 150 puestos, cuando, el año anterior, ese número sólo representaba el 13%. Por contra, el número de pequeños espacios con 10 o menos mesas se ha reducido drásticamente desde el 23% del total hasta el 12% actual.

Si algo parece preocupar a los responsables de espacios de coworking es la volatilidad de los clientes. Sólo el 74% de ellos planea quedarse en su actual oficina compartida durante un año o no piensa en cambiarse (el año pasado, el cliente fiel ascendía al 83%). Seguramente, algo tenga que ver en esta relativa infidelidad de la clientela que un 14%  de los coworkers se defina como “nómada digital“, esto es, profesionales cuya estancia sólo puede medirse en meses, si no en semanas. Por otro lado, la valoración de los coworkers hacia su coworking sigue siendo buena (8,17 de media), aunque ligeramente inferior a la de otros años (8,30, 8,24 y 8,37). A medida que ganan experiencia como coworkers, éstos parecen más exigentes.

La mayoría de los espacios de coworking se albergan en centros dedicados exclusivamente al mismo, con un 58% del total. A mucha distancia se encuentra la segunda opción, con una zona de coworking dentro de un espacio con esa y otras actividades, el 14% del total. Se desploman los coworking de incubadoras o aceleradoras de negocios, los centros de negocio con coworking o las oficinas compartidas que pueden ser consideradas como coworking.

El coworker paga su coworking

coworking, otro modo de oficina económica, colaborativa y sin paredesEn cuanto al tipo de cliente, en un 61% de los casos, es el propio coworker quien paga los servicios que recibe, y un 26% está en el coworking porque lo paga su empleador. El 71% de los usuarios trabaja en un coworking al menos tres días a la semana (69% en 2016 y 51% en 2015).

Las sinergias entre coworkers aún tienen un amplio camino por recorrer. Según el Survey de Deskmag, el tipo de colaboración más habitual entre los miembros de un coworking (79%) se define como “pequeñas tareas”. La colaboración entre negocios para desarrollar un proyecto pero sin contrato se da en un 42% de las respuestas. Un proyecto con contrato se da en un 27% de casos. Y la formación de una empresa o de un nuevo negocio dentro del coworking como consecuencia de las relaciones establecidas se da en un 11% de los encuestados.

En cuanto al espíritu comunitario, el 56% de los coworkers encuestados cree que la mayoría de sus compañeros conoce su nombre (66% en 2016, en este punto se ha retrocedido). De media, cada coworker habla con una media de 5,2 colegas cada día.

Cada coworking recibe cada mes y de media 11 ofertas de trabajo para sus miembros desde  organizaciones externas al centro, pero una de cada cinco de esas ofertas no reciben respuesta de los coworkers.